Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Vie Mayo 01, 2015 3:38 pm.
Últimos temas
» asdasdasdasdasdasdasdasd
Sáb Jul 18, 2015 9:15 pm por Shinz

» Registro de Rangos
Dom Mayo 03, 2015 12:30 pm por Megumi

» Registro de Físicos
Dom Mayo 03, 2015 12:20 pm por Megumi

» Bleach Legacy | Afiliación Elite
Miér Abr 22, 2015 7:33 pm por Invitado

» Amazing Break - TERRA FORMARS [Afiliación Élite]
Sáb Abr 04, 2015 10:55 pm por Invitado

» Reinicio total
Sáb Feb 28, 2015 2:34 am por Susanoo

» Reglas Generales
Mar Feb 10, 2015 9:08 pm por Megumi

» Deux ex Heros : Nuevo foro de rol futurista [Afiliacion Normal]
Dom Ene 25, 2015 7:44 pm por Invitado

»  De visita
Sáb Ene 17, 2015 9:43 pm por Baron Absalom


Compañeros
Bleach: Shadow Of SeireiteiFairy SlayerAnime Seikatsu Photobucket Sword Art Online (SAO)

Ficha( en Construccion)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha( en Construccion)

Mensaje por Kaname el Mar Oct 07, 2014 3:14 pm

Shinigami




Nombre y apellido:Zero kyryuu

Apodo: No posee

Sexo:Masculino

Edad real - Edad aparente: 205 años-18

Rango:Capitan

Escuadrón:Cuarto

Descripción física:Zero es un hombre de apariencia siniestra y muy poco confiable, a simple vista nadie puede saber que planea y la mayoría del tiempo no querrás dejarlo a tus espaldas con temor a que te clave un puñal apenas bajes la guardia. A simple vista deja ver una apariencia desalineada, casi informal incluso con el uniforme puesto. Su mirada refleja astucia e inteligencia, más no confianza sino que da una sensación de incomodidad al ser recorrido por su extraña forma de observar. Su cabello sin arreglo alguno es de color castaño oscuro, casi negro, atravesado por las vendas que cubren su frente y su ojo izquierdo, que a su vez son ocultadas por sus largos cabellos. Su rostro con una expresión predominantemente burlona o simplemente con una expresión feliz (pero nada bonita). Su estatura es de 1,87 metros, mientras que su peso es de 80 Kilogramos, teniendo un físico delgado pero sin llegar a ser escuálido. Su piel es muy blanca y pálida acompañando perfectamente la atmosfera que emana con su sola presencia frente a los demás. Sus ojos son café oscuro y muchas veces parecen ser un vacío lleno de memorias desgarradoras que se ocultan detrás de una expresión de satisfacción falsa. Su cuerpo, a pesar de ser especialista en el campo de la medicina está en muy buena forma permitiéndole mantener un combate a medias, aunque no es muy fuerte aun así. No es de llevar su uniforme de Shinigami normal salvo que sea obligatorio (y aun cuando es obligatorio lo lleva algo desalineado tal y como le parece cómodo), normalmente acostumbra ir con un kimono de color cian con mariposas amarillas estampadas en él. Según Zero esta es su prenda favorita y le gusta mucho más que su uniforme y haori de Capitán, que por cierto, su uniforme de Shinigami es completamente igual al resto de Shinigamis, mientras que su haori es largo y de mangas largas con el símbolo de su División (“四” la Cuarta División, los encargados del cuerpo médico) estampado en su espalda como el de todos los demás Shinigamis. Casi siempre lleva sandalias típicas de Japón, algo gastadas y antiguas, pero cómodas según él al igual que las otras miles de prendas viejas o gastadas que guarda en su armario en su división que complementan su rareza ante los demás Shinigamis y Capitanes del Gotei 13. Normalmente también lleva una pipa larga tradicional de Japón que fuma cada vez que quiere relajarse o molestar a alguien más con el humo, pero fuera de esto el disfruta fumar esa pipa y tiene una larga historia con ella aunque para la mayoría sea solamente una objeto simple sin más. También tiene una sombrilla algo anticuada de color rojo con mango hecho de madera de bambú que usa para acompañar sus paseos alrededor de todo el Gotei 13 y muchas veces fuera de este, la utiliza hasta cuando esta nublado y por esto mucho pueden pensar que esa es la razón de su pálida piel blanca


Descripción Psicológica:Zero es un hombre extravagante, muy pero muy extravagante, muchos preguntaran porque el énfasis en esa palabra pues ahora lo averiguaran, ya que este hombre es la definición de esa palabra encarnada en una persona. Nunca nadie sabe que puede estar tramando Zero, es un hombre diferente a los demás, tiene actitudes contradictorias hacia él mismo llegando a decir una cosa y terminando haciendo otra sin motivo alguno, es impredecible y atrevido llegando a ser muchas veces cruel y bueno haciendo dudar a otras personas sobre su verdadera naturaleza. En el fondo Zero más allá de ser cruel o amable es alguien agobiado por su pasado y desconfiado por naturaleza desde que lo liberaron, no quiere jurar lealtad a nada ni nadie y al mismo tiempo no quiere que nadie se le acerque, no quiere tener amigos o confianza con nadie, no quiere pasar por traiciones ni traicionar, lo único que quiere es estar solo y llegar solo a donde se encuentra su deseo más preciado: La Venganza. Zero podría parecer loco, de hecho la Cámara de los 46 le dieron de nuevo su puesto porque él los tenia contra la espada y la pared, pero en realidad es un hombre en extremo inteligente y en extremo poderoso, no por su fuerza física que es un campo en donde flojea, sino por lo que sabe, por lo que piensa, por cómo es de impredecible y por su loca forma de pensar que le hace parecer un lunático bipolar que no sabe qué hace y como lo hace. Dentro de él no queda mucha humanidad viva, gran parte de su forma de ser junto con sus memorias fueron destruidas y reemplazadas por un vacío que se llenó con la sed de sangre y venganza sin dejar espacio para la amistad o siquiera para la piedad. Se podría decir que es un cascaron lleno de venganza con mucha inteligencia y poder que lo único que quiere se romperse y vaciarse para luego desaparecer sin más dejando atrás todo ese odio y maldad que almacena en su interior. En pocas palabras Zero vive por y para su venganza, no desea nada más que eso, hará lo que sea para conseguirlo y no dejara que nadie se interponga entre él y ella, una vez que la consiga simplemente se dejara morir y se perderá entre los hilos del tiempo liberándose de ese pesado odio que corroe su alma. Como se podría suponer Zero no es muy sociable tampoco, las relaciones interpersonales no se le dan bien ni quiere que se le den bien, no desea estar con nadie ni apreciar a nadie, no quiere tener amigos que lo puedan distraer ni subordinados que lo puedan traicionar, no desea entablar relaciones y si las entabla las elimina rápidamente con su actitud de siempre. Si bien su alma añora sus antiguas épocas donde su vida era tranquila y sin ningún tipo de preocupación ahora mismo eso ya no le importa ya que su espíritu esta tan corrompido que ya no queda espacio para nada ni nadie. De vez en cuando se lo ve dudar y muestra signos de debilidad, pero aun así siempre termina rectificando su actitud y volviendo a ser el odioso y cruel de siempre. Curiosamente se muestra amigable con quienes lo odian y odioso y cruel con quienes muestran algo de aprecio o consideración hacia él. En cuanto a gustos personales dice que no le gusta nada, y aunque antes tenía preferencia por la comida picante y sentía debilidad por los niños, hoy en día lo más cercano a eso es su pequeña muestra de afecto hacia los animales, sobre todo los perros, ya que en el fondo él sabe que ellos no lo traicionaran y son más fieles que cualquiera de los otros seres en todos los diversos mundos, aunque tampoco es algo que le muestre a otras personas, casi siempre lo hace en privado sin que nadie pueda verlo. De resto se podría decir que no tiene un gusto fino para la ropa y la comida, come y viste lo que tiene sin quejas. Y para finalizar, en pocas palabras Zero es un hombre raro e impredecible con un pasado manchado por la oscuridad y la venganza

Historia de tu pj:
“¿Quién eres? ¿Qué eres? ¿Y de dónde vienes?” Todas esas preguntas son las que me hicieron en aquel lugar oscuro, con 40 y tantos asientos ¿quienes eran esos hombres? Me preguntaba, porque me hablaban como si tuvieran la autoridad para preguntarme esas cosas... un momento... ¿Que son estos grilletes en mis brazos? Los zarandee un poco, las cadenas que me ataban sonaban firmes y por más que hacia un esfuerzo para romperlas no podía... ¿acaso estaban selladas con algún Kidö especial? Me pregunte para luego tratar de caminar hacia delante y caer... si, mis pies también estaban atados y tampoco podía liberarlos... ni levantarme... unos guardias se acercaron a mi me tomaron de mis cabellos y me levantaron con violencia para luego volver a sus puestos de guardia ¿En dónde estaba? ¿Qué hacia en ese lugar?... Y más importante aún ¿Quién soy yo?... “¡Responde!” Sonó firmemente la voz de uno de aquellos hombres, levante mi cabeza lentamente y los observe, muchos hombres cuyos rostros se encontraban tapados pero que por sus voces grabes y cansadas se podía deducir como que eran hombres de avanzada edad. “¡Tú! ¡Criminal! ¡Responde ante la Cámara de los 46! ¡Responde ante tus pecados!” ¿Cámara de los 46? ¿Mis pecados? No entendía nada, no podía hablar, mi voz no salía por más que quisiera ¿Qué era esta sensación que recorría mi cuerpo? ¿Can... sancio? ¿Estaba cansado? ¿Por que estaba cansado? No podía recordar nada, pero por alguna razón estaba sorprendido de estar cansado, como si fuera una sensación nueva para mí... o por lo menos muy olvidada... “¡¿No responderás?! ¡Veamos si con un castigo aprendes a respetar a tus superiores!” Oí un chasquido de dedos que hizo eco dentro de la sala, quede confundido ante sus palabras... hasta que sentí de repente un fuerte punzón en mi espalda y luego en todo mi cuerpo, caí al suelo y sentí como mi cuerpo era electrificado por aquellos guardias ¿Pero que había hecho yo? ¿Por qué estaba recibiendo este castigo? La electricidad recorría mi cerebro y escuchaba una voz en mi interior: “Zero... Resiste...” Abrí bien mis ojos ante la impresión y mire a mi derecha, vi a una mujer, una mujer muy hermosa, de largo cabello azul y blanca piel, que lloraba y se aferraba a mi cuerpo, no sentía dolor por los choques eléctricos que recorrían mi cuerpo, de hecho hasta parecía que estos no recorrían el suyo, al principio pensé que era una alucinación por el dolor que afectaba mi cuerpo y por la electricidad que revolvía mi cerebro, pero podía sentir la calidez de sus piel sobre mi, el tacto de su cuerpo y hasta sentía la fuerza de su mano aforrándose a la mía para darme fuerza, ¿Quién era esta mujer?... ¿Quién era?.... ¿Quién... ...? Caí inconciente tras los miles de voltios que recorrieron mi debilitado cuerpo, pero entonces mi cerebro empezó a funcionar, al parecer aquellos choques había reavivado algo de mi pasado... mis recuerdos... Yo era un niño, un niño que vivía en un barrio bajo, jugaba y me criaba con los demás niños, corría por allí y era feliz, hasta que un día un giro inesperado cambio mi vida, mientras jugaba con los demás niños en las afueras de los barrios nos encontramos una espada, más bien una Katana, el arma que utilizaban aquellos guardias vestidos de negro, los... ¿Shinigami? Creo que así se llamaban, los demás se peleaban por tomarla, gritando cosas como “¡Es mía! ¡Yo la encontré primero!” y demás cosas, pero yo por mi parte era más inteligente, y mientras los demás se volvían locos con tomar la espada primero yo me escurrí silenciosamente y la tome sin dudar, pude levantarla, era pesada y larga, de hecho era más larga que yo, así que me costaba mantener el equilibrio teniéndola agarrada solamente del mango, para verla mejor apoye el filo de costado sobre mi mano y la observé, mis ojos brillaban en el filo, era una espada muy bien cuidada y afilada, casi parecía nueva, pero... ¿qué hacia aquí? ¿Acaso algún Shinigami andaba cerca? Voltee hacia todos lados, pero no veía a nadie más que no sean mis amigos peleándose por ella sin notar que yo ya la tenia en mis manos, pero los gritos de peleas se transformaron en gritos de terror cuando un rugido ahuyentó a mis amigos, yo mire inocentemente hacia arriba y lo vi... vi un monstruo horrible surcando los cielos, una especie de insecto enmascarado que venia volando hacia nosotros con mucho apuro, yo quede atónito, estaba tan asustado que no podía mover mis piernas, ¿que? ¿Acaso este seria mi fin? ¿Mi miedo me llevaría a morir con un arma para defenderme en mis manos? Yo... debía enfrentarla... eso es lo que recuerdo haber pensado en ese momento, pero en ese momento una voz me hizo entrar en razón y dejar mi mente confusa y miedosa, ¿que dijo? Según yo, una sola palabra... Corre... Yo con mis pequeñas piernas y con esa gran espada en mis manos Salí huyendo lo más rápido que pude a buscar refugio en la ciudad, nunca supe que era esa voz misteriosa que sonó en mi cabeza, ¿Puede ser que alguna mujer de la aldea me haya advertido? ¿O tal vez mi imaginación impulsada por mi miedo me hizo escuchar esa voz para hacerme correr? No lo sabía, pero aquella suave voz me hizo recobrar el sentido y me salvo la vida, estaba agradecido... ... Volví a la sala, estaba tumbado, apenas arrodillado y sostenido desde mis cabellos por los guardias, mi cuerpo temblaba por las descargas, había sido mucho y apenas podía seguir respirando, mi corazón latía a más no poder y sentía que en cualquier momento colapsaría. “¿Y bien? ¿Ya estas listo para responder a nuestras preguntas?” No, no podía, no sabia nada, no podía hablar, estos hombres iban más allá de lo que una corte debería hacer... si es que eran una corte que me estaba juzgando... “Resiste...” Volví a escuchar y con mi pupilas, ya muy dilatadas, empecé a buscar por toda la sala ¿Era acaso esa mujer de nuevo? ¿Por qué su voz me era tan familiar? “Resiste... Por favor...” escuche de nuevo y seguí buscando hasta que en una esquina de la habitación la vi de nuevo, aquella mujer de azules cabellos, llorando y derramando sus cristalinas lagrimas... Parecía estar triste por mi sufrimiento... pero si estaba siendo juzgado tan brutalmente... algo debía haber hecho... y si era tan malvado... ¿Por qué una mujer lloraba por mi sufrimiento?... Pero antes de poder seguir observando mi cabeza empezó a desvariar nuevamente y me llevó a otro recuerdo... ¿Dónde me encontraba yo? Pues al parecer en una gran montaña, un valle para ser más precisos, un gran valle rodeado por un espeso bosque ¿Y de que época data este recuerdo? Pues por lo que veía ya eran un par de años más adelante que el anterior, ya no era un niño, seguía siendo pequeño, pero creo que ya andaba por los 10 u 11 años... ¿Pero que hacia allí? Pude divisar que tenia una espada en mi espalda, al parecer la misma Katana que encontré hace años atrás, aun me quedaba grande, aunque ya no tanto, por lo menos ahora yo era más grande que la espada, me vi parado en el borde del valle, en una zona muy rocosa, había una ligera brisa muy fresca e inspiradora, muy diferente al espeso aire que poblaba la sala en donde yo me encontraba, vi como desenvainaba la espada y haciendo sutiles movimientos observe como empezaba a cortar las rocas, o por lo menos a intentarlo, dejando varias veces la espada clavada en las rocas y tropezando con torpeza, al ver esto no pude evitar soltar una sonrisa, al menos en el pasado no fui un criminal y me pude divertir un poco siendo niño. Vi como la espada se dañaba con los duros cortes que apenas le hacían algún rasguño a las duras rocas, debía admitir que era un desastre jugando al Shinigami de verdad... seguí observando pasivamente hasta que de repente mi yo del pasado dejo la espada clavada en una gran piedra... intento quitarla jalando de ella y golpeando la piedra tratando de aflojarla, pero la espada no cedía... sabia que no me rendiría, algo que recordaba de esta época era que en esos tiempo era muy testarudo y orgulloso, no dejaría que la piedra me venciera. Volví a intentar jalar con todas las fuerzas que me quedaban, hasta que por fin vi que la espada cedía, le di un último jalón y esta salio acompañada de unos cuantos pedazos de roca que salieron disparados junto a esta, sonreí al ver mi logro y tropezando retrocedí varios metros, pero entonces mi sonrisa desapareció al notar que ya no había nada detrás de mi... había llegado al final del acantilado... caí y caí, grite y grite, era mi fin, abajo solo había rocas afiladas y suelo duro, si me estrellaba contra ellos moriría de seguro, pero entonces esa voz volvió a hacer acto de presencia: “¡Cuidado!”  Preocupación se noto en ella y entonces *Splash* oí como caía sobre un lago de agua cristalina, de donde había salido, no había divisado ninguno desde arriba... ¿acaso me habrá fallado la vista? ¿Y qué había sido esa voz de nuevo? Me quede confuso mientras intentaba salir del lago, ¿Cómo carajos había pasado esto? No lo sabía y ahora no era el momento de averiguarlo ya que mi cabeza volvió al presente aterrador, los guardias estaban golpeando mi casi moribundo cuerpo realmente no me importaba, ya no podía sentir nada de nada, todo mi cuerpo estaba tan débil que no podía ni moverlo un poco, mi cabeza empezaba a sangrar como en todo mi cuerpo y mis oídos empezaban a fallar, ya no podía ni oír las voces de los ancianos claramente... se notaba que ya estaba al borde de la muerte... “Resiste...” Volví a escuchar de aquella mujer que ahora se encontraba parada a mi lado junto a los guardias, derramando sus lágrimas calidas sobre mí... si... calidas... a pesar de que ya no sentía... podía sentir la calidez de ella... Volví a mis recuerdos, ahora ya estaba más grande... estaba... en la escuela?... No... En la academia... la academia de Shinigamis... Lo notaba por mis vestiduras, en esos tiempos siempre iba solo por ahí, no tenia amistades, hasta se podía decir que mi única amistad era mi Zanpakutö, la cual estaba deseoso de conocer algún día al descubrir mi Shikai, aunque ese día estaba aun muy lejos. Recuerdo los arduos días de entrenamiento, el Kidö era lo que se me daba bien, nadie me podía vencer cuando lo usaba, recuerdo que fui de los mejores durante los semestres y siempre sacaba buenas notas... cosa que me costaba creer ¿yo? ¿El chico de orígenes bajos? ¿Ahora era uno de los mejores estudiantes? Cada noche me iba con una sonrisa a la cama por saber que todos me tenían alta estima y hasta me decían que tal vez podría ir directo a oficial después de graduarme, pero no, yo quería llegar más lejos, aunque para eso necesitaba si o si liberar mi Zanpakutö, si no la liberaba entonces me quedaría estancado en esos puestos por siempre. Una noche, mientras todos dormían yo me senté en mi cuarto a meditar, tratando de comunicarme con mi Zanpakutö, pero no lo logré, desde ya hacia un tiempo que lo intentaba, pero por más que lo intentaba yo no podía, esta era mi única Zanpakutö, la que encontré yo cuando niño, tal vez el haberla encontrado no servia, tal vez las Azauchis solo servían si te las daba el Gotei 13... Empecé a dudar esa noche, pero seguí intentando, noche tras noche, quedándome en vela meditando, pero no llegué a nada ¿acaso de verdad esta Zanpakutö no servía? Suspire algo desanimado, después de años de trabajo duro la Zanpakutö que tanto atesoraba resulto ser una simple espada sin más. Estas develadas empezaban a repercutir en mis notas y en mi desempeño como estudiante, pensaba que valdría la pena, pero al final todo fue una perdida de tiempo. Estuve a punto de tirar la Zanpakutö por la ventana, ya de seguro alguien más la encontraría para tratar de usarla sin éxito como yo, pero antes de que siquiera pudiera abrir la ventana de mi dormitorio para lanzarla escuche de nuevo esa voz, esa voz que no había escuchado desde que era niño “¡E-Espera! ¡No me tires!” Reaccione de inmediato con sorpresa y cuando me di cuenta ya estaba allí, estaba en un lugar misterioso, era un arco iris de colores, los colores fluían por todos lados como si fueran aire, y al moverme todo mi cuerpo se sentía espeso, como si estuviera bajo agua, y de hecho, al ver una burbujas a la hora de exhalar me asuste al darme cuenta de que estaba bajo el agua, pero luego me percate de que en realidad si podía respirar adecuadamente, a pesar de que era agua en si yo podía inhalarla como su fuera aire pura “¿Que es este lugar?” recuerdo haberme preguntado en voz alta, cuando de repente escuché de nuevo esa voz – Estas en tu mundo interno, Te-he~” Me voltee casi al instante y pude observar una bella mujer, de largos cabellos azules, un cuerpo muy hermoso y blanco, y un rostro agradable “¿Mi mundo Interno?” dije sorprendido, ¿De verdad era mi mundo interno o simplemente era un sueño? “No puede ser... entonces tu eres mi...” “Sip, Te-he~” yo estaba exaltado al fin lo había logrado “Y-Y porque no te apareciste antes ante mi?!” pregunte un tanto confundido y alegre, al parecer después de tanto esfuerzo al fin dieron frutos mis meditaciones y desvelos, pero interrumpiendo mi alegría aquella Zanpakutö se apareció detrás de mi y me dio un golpe en la cabeza “Tooooooooonto~ Te-he~ Yo ya me había aparecido ante ti antes, yo no lo recuerdas? La primera vez que me encontraste, y cuando te caíste del acantilado” yo me puse a recordar y entonces como gesto para ocultar mi sorpresa la pellizqué en la mejilla “Así que eras tu?” dije aclarando los hechos en mi mente... ahora que lo notaba aquella mujer se parecía mucho a la que estaba en esta sala... acaso... de repente e interrumpiendo mis pensamientos y recuerdos volví a recibir una descarga eléctrica de los guardias, al parecer ya se estaban hartando de mi y pronto moriría si no hacia algo, pero mi cuerpo estaba todo maltrecho, por más que quisiera no podría hacer nada de nada, ya mis oídos no escuchaban y mi cuerpo no sentía... incluso cuando ese guardia de la derecha perforo mi ojo con su arma yo no pude ni hacer un gesto de dolor, todo mi cuerpo sangraba y se contraía, prontamente moriría, ese era mi destino, pero entonces... aquella mujer se apareció frente a mi nuevamente, esta vez sobre mi, derramando las lagrimas de su rostro justo sobre el mío... “Por favor... Resiste” por más que me pidiera eso yo no podía seguir, mi cuerpo estaba en su límite, pronto seria mi fin... “Cual es tu nombre?” sonaban mis recuerdos, ya sin ninguna imagen “Te-he~ eres un Shinigami raro, puedes ver a tu Zanpakutö, pero no sabes si nombre... Te-he~ Bueno, te lo diré, mi nombre...” Pude escuchar apenas el sonido de algo cayendo a mi lado, algo metálico, algo como una espada... de donde habrá salido no lo sabia, pero con este recuerdo ahora sabría que hacer, con mis ultimas fuerzas tome el mango de la espada a mi lado y susurre “Jihi O Motte, Mizuki [“慈悲を持って、水姫” literalmente del Japonés “Ten Piedad, Princesa del Agua”]”. Una explosión de agua inundo el lugar, agua cristalina empapo a todos los miembros de la Cámara de los 46, y en medio de ella me encontraba yo, completamente sanado de mis heridas salvo por la del ojo “Bueno, les responderé a sus preguntas caballeros... Yo soy Zero Kyryuu, Capitán del Cuarto Escuadrón del Gotei 13... Que fue inculpado injustamente por la desaparición del Capitan” Los hombres presentes se veían anonadados, yo era el Shinigami que con ayuda de su Zanpakutö logro llegar a su actual puesto, soy el hombre al que todos miran con mala cara, soy el hombre acusado, encerrado y torturado por 6 meses por traición al Gotei 13, yo soy Zero Kyryuu... Otro recuerdo volvió a mi, ya eran mis recuerdos del Gotei, estaba yo, con mis vestiduras de Shinigami frente a Mizuki, lo recordaba, ese era el día que descubrí mi Bankai, cuando descubrí mi lado oscuro, el otro lado de mi Bankai que jamás mostre a nadie más que a los presentes durante mi examen... y de ese pasé a otro, cuando me inculparon... la situación de conmoción por la desaparición de unos de los capitanes presentes,  había alterado a todos y por alguna razón, una noche me tomaron y me llevaron a una prisión ya que era un sospechoso... por alguna razón... pasé días y días, encerrado, muerto de hambre y debilitado sin posibilidad de salir... había cedido pacíficamente esperando que me liberen, pero al final nadie se apiadó de mi... no me sorprendía, jamás fui querido en el Gotei 13, ya sea por mi misterioso aspecto o por lo antisocialidad... Recuerdo que después de todos esos 6 meses por fin me dejaron libre de esa prisión, pero solo para traerme a este lugar... para juzgarme y hacerme “confesar mi pecado”, pero yo... no era culpable y la aparición misteriosa de mi propia Zanpakutö en esa sala me ayudo a salvar mi vida “Yo no soy el que buscan...” me di media vuelta, con mi cuerpo sanado... y con mi frente en alto... La orden de arresto en mi contra fue removida y volví a mis funciones de Capitán... aunque ahora todo el Gotei 13 sospechaba de mi... solo tenia una persona en quien confiar... Mizuki... mi querida Zanpakutö que me había salvado... ... Y buscaba quien me habia culpado... con sed... de venganza...


Zampakuto



Nombre: Yami no Oköhime-Princesa Tejedora de la Oscuridad

Descripción el espíritu de tu Zampakuto:El espíritu de Yami no Oköhime es una interrogante total, incluso para el mismísimo Zero. Yami no Oköhime toma una forma aparentemente femenina (este “aparentemente” se hace más fuerte debido a su nombre) que queda opacada por la gran cantidad de ropajes y vendas que cubren su cuerpo por completo. Tiene una gran manto que cubre su espalda y su cabeza extendiéndose hasta los talones con su color azul pálido. Tiene una gran túnica de color rojo que cubre desde su boca hasta antes de sus talones y sus mangas superan por mucho el largo de sus brazos. Lleva varios collares de diversos colores y tamaños alrededor del cuello de la túnica, y todo su cuerpo, o por lo menos lo que deja ver esta vendado en su totalidad sin dejar ver ni un poco de su piel, por ende no se sabe cómo es a ciencia cierta. En los pies lleva sandalias Japonesas parecidas a las de Zero, solo que menos gastadas, y de su cuerpo lo único que no está cubierto de ropajes (más si están cubiertos de vendas) son: su rostro de la mitad hacia arriba, sus pies y tobillos, y sus manos (cuando las deja ver, ya que la mayoría del tiempo están ocultas por las largas magas de la túnica). Yami no Oköhime tiene un físico femenino (ya mencionado) y delgado, mide 1,60 metros y pesa 22 kilogramos, lo que la hace increíblemente ligera para su estatura y físico, aunque esto puede ser debido a que es simplemente un Espíritu de Zanpakutö y no un ser como tal. En cuanto a personalidad no se sabe nada, Zero no ha escuchado nunca su voz y no puede reconocer alguna expresión de ella debido a lo anteriormente mencionado en cuanto a su vestimenta, pero aun así Zero puede mantener conversaciones con ella de una manera muy extraña, normalmente cuando se manifiesta simplemente se queda para mirando en dirección a su amo Shinigami, sin moverse ni hacer nada, pero a pesar de esto es capaz de comunicarse con Zero con una especie de telepatía, no hablando a su mente directamente como se pensaría, sino que más bien transmite sus pensamientos, emociones y demás hacia Zero y este las entiende perfectamente llegando a tener conversaciones bastante largas con ella sin que ella tenga que romper el silencio. Gracias a esta comunicación Zero ha podido ver que Yami no Oköhime siente preocupación, tristeza e incluso alegría por él aunque no pueda demostrarla de ninguna manera, lo cual demuestra que es muy apegada a su amo aunque no se vea a simple vista

Mundo interior: Aquí describirás tu mundo interior. El mínmo de lineas queda a tu criterio. Agregar una imagen del mundo interior.

Descripción de la forma sellada: La zampakuto en su estado de katana, todas las zapakuto tienen su estado de katana, pero aun así todas tienen diferencias entre si, aquí describe esa katana. Aquí la cantidad de lineas estará completamente a tu criterio. Agregar una imagen de la forma sellada.



Shikai:

Comando de activación de shikai: Naosu to Noroi (Cura y maldice)

Apariencia del shikai: Las espadas suelen varias cuando entran en este estado, aquí deberás escribir su apariencia. Aquí la cantidad de lineas estará completamente a tu criterio. Agregar una imagen del shikai.

El poder del shikai: Aquí la descripción mas clara y concreta del poder/elemento de tu zampakuto.

Técnicas: El usuario tiene acceso a crear un máximo de 5 técnicas, las cuales puede dividir libremente entre Primera o Segunda liberación, por ejemplo 3 en el Shikai y 2 en el Bankai o 4 en el Bankai y 1 en el Shikai, y en el caso de las razas que solo tienen 1 liberación,solo pueden crear un máximo de 3 técnicas hasta perfeccionar su liberación en donde podrán crear hasta 5 técnicas. Siempre tomando en cuenta que las técnicas son más poderosas durante la segunda liberación, y que las técnicas de la primera pueden seguirse usando durante la segunda e incluso aumentar su poder.

Bankai:

Comando de liberación del bankai: Yamiyo no Oköjoö "Reina Tejedora de la Noche Oscura"

Apariencia del bankai:Aquí describirás como se ve tu bankai, como todos sabemos el arma cambia de forma nuevamente, también puede cambiar tu ropa o agregarse algo a la misma. Agregar una imagen del bankai.

El poder de tu Bankai: Como sabemos por la serie, el poder de tu bankai no tiene que ser directamente el poder de tu shikai agrandado ni nada por el estilo, simplemente tiene que tener una " conexión ". Por ejemplo la zampakuto de Soi fong cambia radicalmente cuando pasa de su estado Shikai al bankai, ( pasa de un aguijón a un lanza misiles ) la conexión esta en que ambas cosas sirven para asesinar, de una manera muy diferente pero en base es eso. También tenemos el caso de Renji donde su espada cambia de ser una espada que simplemente se estiraba dividiéndose en secciones a una serpiente de hueso gigante que muerde y dispara un cañon de fuego. También tenemos los casos de byakuya e Ichigo donde los poderes de sus espadas casi no varían en su paso de shikai a bankai, solo incrementan su poder de manea considerable. Como verán esto sera bastante " libre ", pero tengan seguro que no se permitirán cosas como que una espada de elemento hielo pase a tener un elemento de tierra o algo por el estilo, puede llegar a haber algunas excepciones a esto, pero tendrán que tener una muy buena historia y fundamentalmente una muy buena descripción de todos los campos de la ficha referidos a la zampakuto. Ademas el poder/elemento del bankai puede ser rechazado por la administración por lo que el usuario tendrá que editarlo, pero siempre y cuando luego de una charla en conjunto con la administración donde se pueda llegar a un acuerdo de lo que el usuario ara. No es necesario llenar el campo del bankai si no se es capitán un shinifami raso, oficial o teniente puede optar por dejarlo en blanco y llenarlo cuando tenga la capacidad de obtener su bankai.

Técnicas: El usuario tiene acceso a crear un máximo de 5 técnicas, las cuales puede dividir libremente entre Primera o Segunda liberación, por ejemplo 3 en el Shikai y 2 en el Bankai o 4 en el Bankai y 1 en el Shikai, y en el caso de las razas que solo tienen 1 liberación,solo pueden crear un máximo de 3 técnicas hasta perfeccionar su liberación en donde podrán crear hasta 5 técnicas. Siempre tomando en cuenta que las técnicas son más poderosas durante la segunda liberación, y que las técnicas de la primera pueden seguirse usando durante la segunda e incluso aumentar su poder.

Kaname
Shinigami
Shinigami

Nivel Alto
Capitán
Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.