Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Vie Mayo 01, 2015 3:38 pm.
Últimos temas
» asdasdasdasdasdasdasdasd
Sáb Jul 18, 2015 9:15 pm por Shinz

» Registro de Rangos
Dom Mayo 03, 2015 12:30 pm por Megumi

» Registro de Físicos
Dom Mayo 03, 2015 12:20 pm por Megumi

» Bleach Legacy | Afiliación Elite
Miér Abr 22, 2015 7:33 pm por Invitado

» Amazing Break - TERRA FORMARS [Afiliación Élite]
Sáb Abr 04, 2015 10:55 pm por Invitado

» Reinicio total
Sáb Feb 28, 2015 2:34 am por Susanoo

» Reglas Generales
Mar Feb 10, 2015 9:08 pm por Megumi

» Deux ex Heros : Nuevo foro de rol futurista [Afiliacion Normal]
Dom Ene 25, 2015 7:44 pm por Invitado

»  De visita
Sáb Ene 17, 2015 9:43 pm por Baron Absalom


Compañeros
Bleach: Shadow Of SeireiteiFairy SlayerAnime Seikatsu Photobucket Sword Art Online (SAO)

Everyone has a Dream — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Everyone has a Dream — Priv.

Mensaje por Aika Fuwa el Sáb Ene 10, 2015 8:01 am

Suspiró. No podía decir que estuviera disconforme con su rango, sino todo lo contrario. Estaba feliz y hasta cierto punto orgullosa por lo que había conseguido con sus proprias capacidades. Hay que tener algo en cuenta, cuando logras obtener algo mediante la fuerza de alguien más, la felicidad no era ni mitad de lo que se podía sentir al conseguirlo con las proprias fuerzas, sabiendo que era tú sudor y tú sangre la que manchaban el camino y no el de alguien más por muy extraño que suene todo. Pero habían también sus problemas, como el actual. Por desgracia no podía abandonar el cuartel, mejor dicho, no quería, pensando que los Shinigamis podrían necesitar su ayuda y, dadas las circunstancias en aquél momento tampoco tenía nada demasiado entretenido que hacer. Aburrida, sentada frente a un montón de papeleo inservible, al menos, en aquél momento de baja inspiración, terminó por pensar en mil y una maneras de entretenerse y, finalmente dio con la ansiada respuesta. ¡Lo que necesitaba era volver a entrenar! Hacía mucho que no había podido intentar ninguna otra técnica por culpa de sus continuos trabajos. Pero, seguía el mismo problema de continuo: no quería pedirle a alguno de los Shinigamis de la quinta división, más que nada, porque quería intentar algo diferente de lo usual. Entonces ¿qué podría hacer? Fue entonces que cayó en una nueva idea que se encendió en su mente como una bombilla.

Se levantó y, con completa despreocupación decidió ir y hacerle visita a uno de los demás escuadrones. ¿Cuál elegir? Se decantó por el cuarto, pues de alguna forma, nunca había podido entrar en aquél escuadrón hasta aquél momento, o al menos, no de formalmente. Ya había pasado, sí, pero eso por culpa de Muramasa. Sonrió. No fue mucha complicación, propuso lo que planeaba y, el permiso se le fue concedido de merodear por los alrededores del lugar y, acceder a su sala de entrenamientos. Tras saludar a los Shinigamis que en aquél momento estaban por el jardín, terminó por parar en seco. Una luz violácea tomó forma a sus espaldas y no necesitó voltear para saber quién era.— Y pensar que estabas tan segura de no querer dejar el escuadrón. —Pronunció, pero, aquél comentario no causó más que una sonrisa en la teniente.— Pero realmente hay un tercero al mando muy confiable. Si me ausento unas horas no sucederá nada mal. Además, pueden contactar conmigo si necesitan algo. —Se excusó. Realmente deseaba poder intentar algo nuevo, como luchar con otros Shinigamis que no fueran de su escuadrón. Supuso que en aquél momento la mayoría estarían fuera, así que, volteó hacia los demás con una animada sonrisa en los labios. Muramasa deslizó sus ojos y la observó en silencio.— Mi nombre es Aika Fuwa, teniente del quinto escuadrón. Pensé que podía resultar interesante tener una pelea amistosa. Así que ¿quién se anima a jugar un rato conmigo? —Cerró sus orbes, ensanchando ligeramente su sonrisa con un inocente acto. Aika tenía poco de inocente, pero era capaz de fingir.

Mientras los rasos hablaban entre ellos y se hacían preguntas, un joven Shinigami de dorados cabellos se acercó a ella y, con amabilidad y una tímida sonrisa le ofreció enseñarle donde se encontraba la sala de entrenamiento, pues, si desatarían sus poderes en aquél lugar, estaban seguros que sería un desastre y, nadie quería eso... Bueno, supongamos que nadie. Se adentró en la habitación y, si bien los demás Shinigamis se habían reunidos allí por curiosidad, nadie parecía estar dispuesto a luchar y aun así permaneció un rato más allí en medio, de pie con una expectante sonrisa. En algún momento Muramasa cerró sus orbes y dejó escapar un suspiro que pareció una risa callada, después, como había aparecido desapareció. Ella por su parte estaba acostumbrada a las acciones un tanto caprichosas de su Zampakuto, pero, no le desagradaba, sino todo lo contrario, ella le daba la libertad de hacer lo que quisiera y él, como siempre le ofrecía una mano cuando más la necesitaba. Siempre había sido así.

Aika Fuwa
Shinigami
Shinigami

Nivel Medio
Teniente
Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 30/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Everyone has a Dream — Priv.

Mensaje por Sataji el Sáb Ene 10, 2015 1:09 pm

Era un día común y corriente entre los cuarteles del cuarto escuadrón. El sol resplandecía, el silencio dominaba el lugar pues cada cual se concentraba en sus asuntos, y pues como era usual practicábamos simulacros de primeros auxilios. Yo, un simple raso me encontraba haciendo estos simulacros cuando corriendo por el patio algo llamo mi atención, era la teniente del quinto escuadrón, su tablilla la delataba pues era parte de su uniforme, esta parecía buscar pelea pues al quedarme mirando desde lejos pude contemplar como llevaban a la chica y su misterioso acompañante en dirección de la sala de entrenamientos. (Por lo visto está de moda que los tenientes vengan a probar nuestras habilidades, seguramente tendré que ser yo quien pelee al igual que la otra vez) pensé curioso mirando fijamente a nuestros visitantes mientras estos caminaban. Era la segunda teniente de la semana pues la del onceavo escuadrón también nos visitó con el fin de pelear, quizás esta sea peor o mejor que la del onceavo quien sabe, solo sabía que si entrenaba con la del quinto pues me haría más fuerte que la última vez ya que ganaría experiencia y podría entrenar nuevas técnicas, por lo que nuevamente mi instinto de pelea me llamaba y tentaba a visitar aquel salón.

Era inevitable, trate de pelear contra ese instinto y pues nuevamente volvió a ganarme haciéndome aceptar aquel reto indirecto que recibí de la teniente. -Termina sin mí- le dije a mi compañero de simulacro que se había quedado a mirar a al teniente conmigo. -Otra vez a retar tenientes jajaja. Está bien- primero soltó su chiste y se rio con mucha burla pero sabía que iba enserio así que paro de reír y asintió tanto con palabras como con su cabeza empezando su marcha a terminar el simulacro. En cambio yo ajuste mi zanpakuto y empecé a caminar hacia el salón de entrenamientos, al paso que iba con suerte no la encontraría peleando con nadie.

Mientras caminaba me puse a pensar que técnica podría entrenar esta vez, la última vez me había ido por lo que fue el Zanjutsu y las técnicas Hakuda, pues esta vez quizás probaría un nuevo nivel y ampliaría mi conocimientos en lo que son las técnicas Kidoh, por lo que planee el perfecto ataque sorpresa con un Hado de nivel medio. (Umm veamos, sokatsui o talvez Shakkahō o quizás un Okasen, juzgando porque es un ataque sorpresa pues creo que el Sokatsui sería el mejor con  el gran rango que abarca esta técnica podría causarle problemas en el inicio de la pelea pues sería un ataque que no se esperaría.) muy concentrado en mis pensamientos hasta que finalmente, luego de unos pocos minutos, llegue hacia el salón de entrenamientos.

Por lo visto ya la muchacha había entrado pues no había nadie fuera, asi que decidi quedarme parado en la puerta y sin abrirla comencé a recitar el encantamiento con la posición debida, a menos de un metro de la puerta. - ¡Oh, señor! ¡Máscara de carne y hueso, batir de alas, aquél que ostenta el nombre de Hombre! ¡Verdad y templanza, por encima de esta barrera de sueños sin pecados libera la ira de tus garras! Hado 33 Sokatsui!- En ese momento una luz azul comenzó a resplandecer en la palma de mi mano derecha y cada vez se hacía más densa y grande, hasta que termino de cargar y salió disparada en un enorme rayo de color azul con un radio de metro y medio, con el rango justo para atravesar por completo el salón de entrenamientos.

-Vamos teniente! Esto no pudo derrotarte!- Exclame con determinación mientras jadeaba como un perro de lo agotador que fue realizar aquella técnica que con esperanza al menos pudo rozarle ya que estos tenientes eran un nivel totalmente diferente al nuestro, tenían una habilidad de combate mucho mayor sin comparar la experiencia en combates la cual era mucha, claro esta.

tecnica entrenada:

Hado 33 Sokatsui (lluvia de fuego azul): Lanzamiento de una bola de energía azul. Cubre un área mayor y tiene más poder que el Shakkahō.
Encantamiento: "¡Oh, señor! ¡Máscara de carne y hueso, batir de alas, aquél que ostenta el nombre de Hombre! ¡Verdad y templanza, por encima de esta barrera de sueños sin pecados libera la ira de tus garras!". Esta técnica tiene el poder de los puntos de stat fuerza espiritual mas un plus de 10 puntos y si logra decir el encantamiento entero le dará un plus de 20 puntos.

Stats:
Fuerza: 25
Velocidad: 30+10(b)
Destreza: 40+10(s)+5(b)
Resistencia: 35
Reyrioku: 35+5(s)+5(b)

stat de la tecnica: 35+20= 55

Sataji
Shinigami
Shinigami

Nivel Bajo
Shinigami raso
Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 27/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.